Ahora leyendo
FICH 2021 tendrá un jurado de importante trayectoria en el cine independiente

 

FICH 2021 tendrá un jurado de importante trayectoria en el cine independiente

En esta cuarta edición del Festival Internacional de Cine de Chiloé, Peter Chaskel, Carmen Brito, José Luis Sepúlveda, Carolina Adriazola y Rodrigo Muñoz, serán quienes conformen el equipo de cinéfilos que evalúen los trabajos recibidos para las diferentes categorías, con el fin de escoger a las mejores obras de la selección oficial del certamen. Cada una de ellas y ellos cuentan con una notable experiencia en realización y crítica de cine, por lo que las competencias regionales, nacionales e internacionales tendrán una evaluación idónea para definir las películas más destacadas.

Carmen Brito considera que es muy importante cómo FICH ha ido creciendo a lo largo de sus ediciones, y, sobre todo, “me gusta muchísimo que hayan involucrado a niños y niñas, específicamente en los talleres de cine”, menciona. Además, ella resalta la relevancia de organizar festivales de cine en diferentes regiones de Chile, “para que lleguen a lugares como este, la isla grande de Chiloé”.

El interés principal en su tarea como jurado será “ver variedad de películas y documentales y, ojalá, de muchos países”, dice Carmen, acotando, también, que eventos como FICH son necesarios siempre en Chile y en cualquier país, “pues el cine es un arte completo que nos emociona, nos enseña, nos moviliza y nos entretiene”.

Peter Chaskel, por su parte, manifiesta que la edición online de este año tiene ventajas para FICH, “ya que se abre a un público más amplio, un público que seguirá creciendo a la par de pantallas de televisores, tablets y teléfonos. Cada vez se «echa menos de menos» la gran pantalla del cine, (los «écran») la sala oscura y el espectáculo colectivo.  Sobrevive la opción del festival simultáneo «en sala y en casa» frente a la TV.  En el fondo todas son opciones válidas, solo que algunas lo son más que otras”.

No obstante, Pedro también reconoce ciertas desventajas, como “el irreemplazable contacto personal entre asistentes al Festival y cineastas, entre maestras y maestros presentes y aprendices, entre público y realizadores. En lo personal, yo diría llanamente que ser jurado en un Festival «online» es una especie de estafa a sabiendas de todos los participantes”.

Chaskel lamenta, sobre todo, que como jurado ya no vaya a experimentar la “aventura” que significaba asistir a un festival. «Antes de la pandemia, cuando te invitaban de jurado a un festival todo empezaba por imaginar el lugar. Si ya lo conocías era el atractivo del reencuentro, si nunca habías estado allí, pues estaba el misterio del descubrimiento. Luego venía el viaje: pasaje, alojamiento y comida a cargo del invitante, en los ratos libres te llevaban a conocer la ciudad, sus alrededores. Conocías gente del lugar y muchas veces te reencontrabas con amigos que no veías hace años.  Asistir a un festival, aunque fuera como jurado siempre era una aventura en muchos sentidos, ahora ya no”.

Para su trabajo como jurado, Peter Chaskel no tiene una expectativa concreta, pero sí procurará evaluar sin ningún “pre-juicio”, como él lo expresa, dispuesto a ver “los trabajos de los concursantes “lo más desnudo posible”. Igualmente, respecto al panorama audiovisual de Chile, después de casi un año de pandemia, Pedro señala que todavía identifica la misma precariedad de las condiciones de producción que ha caracterizado generalmente al cine independiente en el país, lo cual “nos empuja a reabrir una arista artesanal que personalmente prefiero a la industrial”.

Para finalizar, este realizador y referente importante, comenta que “nuestro cine hace rato ya ha conquistado un lugar realmente importante en el quehacer artístico nacional e internacional, por lo que  dejar que se marchite por falta de apoyo en estos momentos difíciles sería realmente un crimen cultural”.

Por su parte, Rodrigo Muñoz es fotógrafo profesional de Chiloé, reciente ganador del premio de Extensión Cultural Castro 2021. Ha publicado los libros “Relatos de un mirador”, “Chiloé, el libro de los oficios”, “Ancud, imágenes temporales” y “Los pájaros secretos”, y ha expuesto en forma individual y colectiva en Chile, Argentina, Bélgica y Corea del Sur.

Es importante recordar que José Luis Sepúlveda, es un realizador independiente, quien ha dedicado sus esfuerzos principalmente a trabajar en el Festival de Cine Social y Antisocial (Feciso), “ventana de exhibición de la creación contemporánea fuera del eurocentrismo y del cine dominante”, según se precisa en Cinechile. Su estilo se orienta por la “búsqueda cinematográfica en el escepticismo político dominante, la indiferencia en la imagen política actual y el lenguaje cotidiano cercano como herramientas en la representación y en la situación del movimiento y el espacio”.

Carolina Adriazola, mientras tanto, ha trabajado de cerca a Sepúlveda en la mayoría de producciones, e incluso en la organización de Feciso. Ambos comparten una visión parecida respecto al quehacer cinematográfico, especialmente para construir a partir de temas cotidianos, de relaciones humanas complejas, de realidades sociales que necesitan ser contadas y representadas.


[ Sitio diseñado y desarrollado por Estudio Ajolote ]
Volver al inicio