El programador de la primera versión del festival, Yabddala Uarac, explica cómo se gesta la curatoría cinematográfica que permitirá a personas de todas las edades, asistir a más de 60 funciones de películas, del 18 al 24 de enero en Ancud.

Variados puntos de vista dirigidos a todas las edades en tres competencias y en los formatos de ficción, animación y documental, conforman la programación del Primer Festival Internacional de Cine de Chiloé.

Se trata de 20 cortometrajes, mediometrajes y cinco largometrajes en la Competencia Internacional; 18 cortometrajes y cinco largometrajes en la Competencia Nacional; y 16 largometrajes, mediometrajes y cortometrajes en la Competencia Regional, que se podrán ver del 18 al 24 de enero en Ancud en la festividad comunitaria de la que todos los habitantes de Chiloé podrán ser parte a través del cine.

La curatoría del FICH 2018 está a cargo de la Corporación Cinematográfica Chilena, organización que persigue la realización, educación y distribución de cine chileno con identidad local. Conversamos con el programador del Festival, Yabddala Uarac, realizador e integrante de esa organización, sobre cómo se definió la curatoría de esta iniciativa, que según indica, permitirá a toda la población asistente compartir a partir de la creación, exhibición y aprendizaje del cine, y donde los realizadores chilenos y extranjeros podrán además “saber cómo las personas que ven sus pelìculas, reaccionan a sus obras”.

La programación del FICH busca la descentralización de la actividad del sector audiovisual, generando una instancia de diálogo, fortalecimiento y nutrición de la identidad cultural de todos los habitantes de Chiloé, dando a conocer miradas artísticas con diversas temáticas sociales, políticas, de inclusión de género, diversidad sexual y temas de contingencia medioambiental.

“El objetivo es generar la posibilidad que las personas chilotas vean las pelìculas de su país en fechas cercanas a las que fueron hechas. Vean estas tesis cinematográficas o puntos de vistas sobre las problemáticas que tenemos todos, tanto a nivel de las metrópolisis como de poblados. Finalmente, donde le aprieta el zapato al ser humano es donde mismo, entonces es bueno tener miradas actualizadas y diversas sobre esas problemáticas. Y eso se hace a través del cine”, explica Yabddala.

La Corporación Cinematográfica Chilena está a cargo de la organización del Festival Nacional de Cine de La Calera (FECICAL), el Festival de los Cerros de Valparaíso y el Festival de Cine del Barrio Mapocho (FECIMA), y según especificó el programador del FICH, “el resultado de la curatoría ha sido gestado por varias personas de distintas ciudades que son parte de la Corporación y habitan en La Calera, Quillota, Valparaíso y Santiago, seleccionando películas desde el 2014 hasta el 2018, siendo algunas primera vez que se proyectarán en un festival”.