Sobre el director:

Rory Barrientos Lamas es cineasta, oriundo de Chiloé. Apasionado por el séptimo arte. Al preguntar sobre qué significa el cine para él, cuenta que no lo puede definir en palabras “es algo visceral. Siento que es mi motor de vida. No me imagino la vida sin imágenes”.

Hace diez años se dedica a la creación cinematográfica a través de la realización de cortometrajes, video danzas, video clips y dos largometrajes. Su desarrollo artístico lo ha gestado en un camino propio, a partir del auto financiamiento desde la docencia en aula. “Han pasado 7 años y en esta senda he tenido la oportunidad de reflexionar sobre la crisis educacional que se vive en mi territorio. Y creo que FICH es el primer acercamiento para llegar a crear una escuela de cinematografía en Chiloé, dándole la oportunidad a jóvenes que no tienen la oportunidad por diferentesmotivos para salir de la isla. Y el festival nos permite acercar el conocimiento a las personas que se encuentren interesadas”, asegura.

¿Te encuentras realizando algún proyecto cinematográfico?

Estoy desarrollando mi tercer largometraje documental y también postulé al Fondo Audiovisual para crear mi primer cortometraje de ficción, “Oscuros momentos”, adaptación del libro Alicia en el país de las maravillas, llevado a un imaginario visual en Chiloé, experimentando en el lenguaje de la danza contemporánea.

¿Quiénes te han inspirado a hacer cine?

He tenido la oportunidad de aprender de grandes maestros, y todos han nutrido mi espíritu creativo. En cada etapa de mi vida han aparecido de una manera muy especial personas como Álvaro Ramírez, Pedro Chaskel, Carmen Brito, Patricio Guzmán, Carmen Castillo, Lily Gálvez, Ignacio Agüero. A todos los recuerdo con mucho cariño.  Hoy todos ellos son parte de mi manera de observar y principalmente de mi manera para enfrentarme a las imágenes y de mi forma de comunicar.

¿Qué te motivó a realizar FICH?

Siempre he sentido la necesidad de retribuir todo lo que el cine me ha entregado. Resulta imprescindible descentralizar las actividades del sector audiovisual, queremos exhibir cine gratuito, fomentar el hábito por asistir a ver películas y además, que este festival rompa los estigmas culturales que hay sobre el cine, disciplina que lamentablemente aun es considerada solo para la elite, por eso que resulta importante la participación de la comunidad de Ancud.

¿Qué expectativas tienes de esta primera versión?

Tenemos varias sorpresas para el público, sobretodo con el show de apertura y cierre, queremos que el festival se viva como una fiesta y esperamos que esas ganas se repliquen con la gente de Ancud.

Son muchos sueños e ideas las que queremos implementar… pero hay que ir paso a paso. Queremos que FICH sea un proyecto cultural sembrado con amor, que cada versión sea hecha con dedicación y cariño para la gente de Chiloé.

¿Qué criterios se aplicaron para la selección de las películas que participan en las competencias?

En esta primera versión del festival hemos trabajado en conjunto con la Corporación Cinematográfica Chilena, quienes organizan festivales de cine en diferentes partes de Chile(FECIMA,FECICAL, festival de cine de los cerros de Valparaíso). Es un trabajo arduo, ya que definir el material que se exhibiráes finalmente la identidad del FICH, la personalidad que le daremos a este proyecto cultural.

Las películas que entran en competencias son en su mayoría de los años 2016 y 2017, obras que han participado y ganado en diferentes festivales. Ese ha sido un parámetro para seleccionar, luego observamos la mirada del autor y su mensaje es trascendental. También su manera de experimentar en su proceso creativo y cómo logra conectarse con las imágenes. Es muy significativa la mirada autoral, no solo buscamos películas ganadoras, también buscamos películas que experimenten en el lenguaje audiovisual, que constantemente estén con propuestas nuevas e innovadoras en el lenguaje cinematográfico.

Importancia del FICH

Con cada obra exhibida deseamos fomentar a la audiencia de la isla de Chiloé y generar un público con conciencia, que reflexione sobre las películas, que se cuestione sobre lo que pueda llegar a ver cada día, que se asombre con las temáticas y que también se divierta.

Queremos cambiar la mentalidad generalizada que se ha impuesto en Chile con el sistema de las multisalas, que lleva a sentarse a ver cine solo por entretención. Luchar contra eso es muy difícil, pero trabajamos para generar espacios de difusión que muestren el trabajo de realizadores independientes de diferentes partes del continente, y así ser una ventana para que su mensaje llegue a otras personas. Estamos trabajando principalmente para generar una audiencia con conciencia de observación visual y auditiva.

Resulta fundamental destacar la importancia que cobra la participación de los habitantes de Chiloé, principalmente de las personas de Ancud, ya que este proyecto cultural cobrará vida gracias a ellos.

Todo este trabajo está pensado para los habitantes de Chiloé. Las clases magistrales y talleres son oportunidades imperdibles para conocer a profesionales con mucha trayectoria en el oficio del cine y la televisión, permitiendo acercar conocimientos que rara vez tenemos por este territorio.

Lo mismo ocurre con las películas, esperamos el apoyo de la gente para que replete las salas y asista a ver obras que están fuera del alcance comercial o fuera de otras plataformas.